HABITOS

Los hábitos tienen cuerpo, tienen entidad, tienen peso y tienen fuerza.

Mas alla de que el habito sea en algun sentido -bueno- o -malo-, es necesario saber que va tomando fuerza, cual bola de nieve que es lanzada desde la cima de una montaña. Al principio lo impulsamos, lo alimentamos, y luego terminamos siendo llevados y manejados por él.

Podemos decir que cuando cruzamos un campo siempre por el mismo lugar, se hace un camino, una huella. Ese es el camino del hábito: se hace cada vez mas facil y comodo ir por ahi, mientras alrededor se complica porque el pasto ha crecido.

Romper un hábito implica mucho de lo que podría implicar dejar de usar esa huella, y comenzar a ir por el pasto, hasta provocar una huella nueva.

Alejandro Juroczko

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s