LOS TIEMPOS DEL PROCESO INTERNO

TIEMPO

Los tiempos del proceso interno no tienen tiempos.

Los seres humanos, muchos de nosotros, fuimos educados y estamos acostumbrados a que queremos todo ya, todo ahora, todo rápido, y por sobre todas las cosas, todo fácil.

No puedo culpar a nadie por esto, creo que la sociedad, los medios de comunicación, etc., están haciendo un gran trabajo en ello. Y el gran trabajo no es solo el “promover” que podemos tener todo ya, sino que además nos proveen las “soluciones” para que tengamos todo ya: desde comprar algo mediante un crédito fácil, como así también “quitarnos un dolor de estomago” con un medicamento de fácil acceso.

Pero cuando hablamos del proceso interno, del proceso de la persona, del Ser, la cosa es otra. Días atrás una persona en consultorio me habla de su apuro para que un tema por el que está atravesando, se solucione. Es decir, no solo que pase rápido, sino que además se solucione.

Considero que hay cosas que “se solucionan”, como cambiar el neumático pinchado de un automóvil, pero que hay otras cosas que no se solucionan, como por ejemplo la incomodidad que siento por haber hecho algo mas, o la bronca porque alguien me hizo algo que no me gustó.

Lo que quiero decir es: cuando algo me pasa en los planos internos: bronca, angustia, ardor de estomago, desorientación, (y puedo nombrar mucho mas), eso no es que tiene una solución asi como la del neumático. Y si la tuviera, si pudiera dar una solución, esta seria: quedarse con “eso” que se siente de esa manera, para escucharlo, para acompañarlo, y entonces aprender, y ahí sí se va transmutando internamente lo necesario, y podemos decir que “se va solucionando”. Pero es un proceso!!

Cuando es algo que me pasa por algo que conozco, por ejemplo: le hice algo malo a alguien y ahora me siento mal, tal vez pueda actuar en ir a pedir disculpas, sin dejar de lado el aprender o reflexionar sobre lo que hice.
Cuando es algo que me pasa por algo que no conozco, que no sé, entonces nuevamente: quedarse con eso, escucharlo, para ver que información me trae, que me dice.

Insisto… todo este proceso, y es un proceso de la persona misma, que tiene que encarnar, meterse, vivirlo, conducirlo, lleva un tiempo que no es el de la mente (apurada y deseosa que eso pase), lleva un aprendizaje.

Tal vez, en la mayoría de los casos, a mas apuro de la mente, mas interés de ésta en no ponerme en contacto con lo que me está pasando, porque duele, molesta, porque no quiero verlo ni reconocerlo. Es ahí donde en lugar de sanar (física, mental, emocional y espiritualmente), enfermamos, nos desalineamos, salimos de nuestro eje, y con mas razón vamos tras los medicamentos y tras cosas que me distraigan para no pensar, para no saber, no reflexionar ni contactar conmigo.

Asique, cuando aparezca ese “apuro” para que “se me pase todo esto lo mas pronto posible”, recuerde que mas rápido será transitar eso que pasa y aprender, ya que si no, por mas que eso se vaya, seguramente volverá para recordarnos que algo tenemos que cambiar.

Alejandro Juroczko

Anuncios

2 comentarios en “LOS TIEMPOS DEL PROCESO INTERNO

  1. rubillamas dijo:

    Completamente de acuerdo. Las personas, generalmente, no saben esperar y todo tiene su proceso, su camino, su tiempo. A veces ese tiempo nos dará la razón y otras no, pero como bien dices…. Es un aprendizaje, el proceso de la vida. Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s