ENCONTRARSE PARA SANAR

Hoy paso por aquí para relatarles brevemente una historia personal. Articulo auto-referencial. No daré “pasos a seguir” ni nada, ya que el objetivo es que cada lector/a haga sus propias extracciones para su propia reflexión y vida.

Soy de aquellas personas totalmente convencidas que la vida / Dios / el universo / etc. nos pone en la vida y nos hace encontrar con personas y con situaciones que nos ayudan a crecer, a sanar.Vivo de acuerdo a esta creencia, y de una u otra manera, siento que me va bien.

Hoy tuve nuevamente la oportunidad de encontrarme con una de esas personas que me trajo alivio al alma, al corazón, porque me ayudó (tal vez sin saberlo) a ver cuantas cosas necesito seguir trabajando en mi.

Con ese “alguien” habíamos tenido un simple cruce de pensamientos en la que desde mi lugar al menos, estaba en desacuerdo y que sentí como injusto para mi. Al mismo tiempo, si bien esto fue hace tiempo atrás, nunca había yo tomado la iniciativa de ponerme en contacto con la persona para poder preguntarle respecto de su forma de ver.

La vida hizo que hoy nos pusiéramos en contacto por un tema en particular, lo que permitió que pudiéramos conversar brevemente al respecto, lo cual (al menos a mi) me hizo sentir que algo se había -alivianado- dentro de mi persona.

De esa charla extraigo muchas cosas, y algunas las abro aquí, para que cada uno/a resuene.

Me hizo recordar que un encuentro con una persona modifica la relación y ayuda a construir algo nuevo, y si uno tiene buena intención, ese cambio es para bien. Cuando digo encuentro, me refiero a encontrarse con atención, con la oreja bien abierta, sin juicio.

Me recordó que las ideas que nos formamos son nuestras ideas pero no necesariamente reflejan la realidad, y que si no las chequeamos y confirmamos, podemos estar en un error y ver a los demás “como creemos que es”. Soberbia total creer que sabemos como es el otro. Algo así como leer 1 hoja de un libro y creer que sabemos todo lo que dice el libro. Quedarme con esa idea puede hacer que nunca haya -encuentro-, y que por ello ambas partes se estén perdiendo lo lindo de la otra persona.

Me recuerda que estar parado en la humildad sigue siendo para mi el mejor camino. Humildad de reconocer que la otra parte tiene sus motivos para hacerse su idea. Humildad de reconocer que si esta viendo algo… algo de eso debe haber, y que es necesario reconocer. Humildad de ponerme en lugar del otro para entender desde donde mira, y no juzgarlo por ello.

Descubrir a la otra persona como tal, es decir con todo lo que tiene para traer a la relación, que tal vez me lo esté perdiendo, y la otra persona también. Y descubrir a la otra persona en si misma, con toda su riqueza, su Luz, teniendo en cuenta que tal vez esa a esa otra persona le sucedía lo mismo que a mi, pero que no podía dar 1 paso para acercarse.

Me recuerda cuanto tengo para aprender del otrocuanto tengo para sanar gracias a conocer al otro.

Recordar que el otro siempre es un espejo de un aspecto de mi Ser, y que viene a mostrármelo y darme la oportunidad para sanar. Es la Vida actuando para mejorarnos.

¿Que estuvo sucediendo todo este tiempo?
Creo que me había quedado en algún lugar, y desde ahí yo no me daba la posibilidad de acercarme con humildad -e incluso con miedo- a recibir la visión que el otro tuviera de mi, y desde ahí poder construir algo diferente, saludable, nuevo y renovador para todas las partes.

Lo increíble es que esto nos sucede todo el tiempo, en nuestras relaciones, y tal vez sin darnos cuenta.

Los/as dejo con un par de inquietudes (para quien quiera, no es obligación leer los siguientes ítems):
* Pensar en alguna relación deteriorada, en la que vendría bien dar el 1er paso para arreglarla o mejorarla, y que no lo haces por enojo, miedo, soberbia, ofensa, etc.
* Pensar en alguna relación a quien agradecer por lo que muestra de uno mismo, es decir, esas relaciones que juegan de nuestro espejo.

Demás está decir que todo esto que relaté, es lo que hoy aprendí de mi mismo, de cuanto me falta sanar, pero que la vida me vuelve a dar una y otra vez, oportunidades para hacerlo.

Con total gratitud a la vida, los despido.

¿Cuánto hace que no d

s el 1er paso para acercarte para sanar?

Alejandro Juroczko

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s